Ilustrador: quién es, qué hace, cómo llegar a serlo

Quién es y qué hace

El ilustrador es una figura profesional notoriamente creativa y experta en el arte de traducir conceptos, historias e ideas en imágenes visuales que cautivan.

Su responsabilidad principal es la representación de mensajes o elementos, empleando tanto técnicas manuales como programas informáticos avanzados de ilustración. Trabajando en sectores como el de la publicidad, la edición, la literatura infantil y los juegos, el ilustrador desempeña una función crucial a la hora de elevar el papel visual de un mensaje dentro de un proyecto.

Figura y responsabilidad

El ilustrador es un profesional que se dedica a la creación de imágenes que acompañan, enriquecen o comunican un mensaje específico. Estas imágenes pueden utilizarse en distintos contextos, como libros, revistas, publicidad, sitios web, juegos y mucho más. Las actividades de un ilustrador varían en función del proyecto y del campo de aplicación. Veamos cuáles pueden ser.

Comprensión de un brief: antes de dar inicio a un proyecto, el ilustrador debe interactuar con el cliente o el comitente para comprender a fondo los requisitos del proyecto. Esto puede incluir el tema, el estilo deseado, el público objetivo y demás detalles relevantes.

Asesoramiento creativo: en muchos casos, el ilustrador puede participar en la fase inicial de diseño del proyecto, ofreciendo asesoramiento creativo sobre la estrategia visual más adecuada.

Adaptabilidad al estilo: en función del proyecto que se le encargue, el ilustrador puede tener que adaptar su estilo artístico para ajustarse a los requisitos específicos. La capacidad de adoptar diferentes estilos es un recurso importante.

Autonomía en su trabajo y cumplimiento de plazos: como parte de un proyecto más amplio, el ilustrador debe demostrar un alto nivel de autonomía y organización en su trabajo para garantizar el respeto de los plazos establecidos. Esto requiere una planificación adecuada e independiente del tiempo y una gestión eficaz de las actividades.

Colaboración con otros especialistas: a menudo, el ilustrador trabaja en colaboración con otros profesionales, como escritores, diseñadores o redactores. La capacidad de comunicar e integrarse con éxito en un equipo es esencial.

Respeto a los vínculos técnicos: en función del formato de entrega (impreso, digital, etc.), el ilustrador debe respetar las condiciones técnicas y asegurarse de que su trabajo sea adecuado para el medio elegido.

Carrera y salario

La carrera del ilustrador ofrece un amplio abanico de oportunidades. Algunos prefieren dedicarse a proyectos independientes y explorar su propia visión artística. Otros optan por incorporarse en equipos creativos en editoriales y contribuir a la creación visual de libros y revistas. El ilustrador también puede trabajar en campañas publicitarias y poner su experiencia al servicio de agencias creativas y de comunicación. De esta forma, utiliza sus habilidades para interpretar visualmente los mensajes de una gran variedad de clientes y marcas. La flexibilidad y la diversidad de oportunidades profesionales hacen de la ilustración una profesión intrínsecamente dinámica y con un sinfín de posibilidades.

El salario de un ilustrador varía en función de la especialización y la notoriedad. Los ilustradores de éxito pueden disfrutar de una carrera satisfactoria, con oportunidades laborales estimulantes y bien retribuidas.

Con respecto a las oportunidades profesionales de un ilustrador, también hay varias especializaciones posibles que, en distinta medida, reflejan la versatilidad y la creatividad de este campo:

Ilustración editorial

En el ámbito editorial, el ilustrador puede encargarse de crear portadas de libros, ilustraciones internas, viñetas o ilustraciones para artículos. Este trabajo puede extenderse también a revistas, periódicos y material publicitario.

Ilustración de personajes

En el campo cinematográfico, la animación y los videojuegos, el ilustrador participa en el diseño y la creación de personajes. Esto incluye el diseño de la apariencia, la ropa, las expresiones faciales y los gestos.

Ilustración de libros infantiles

El ilustrador trabaja a menudo con escritores de libros infantiles para crear imágenes que cuenten la historia de forma visual. Por ejemplo, unas ilustraciones coloridas y llamativas pueden hacer que un libro resulte más atractivo y comprensible a los ojos de un niño o una niña.

Ilustración para la publicidad

El ilustrador puede trabajar también en el campo de la publicidad, creando imágenes llamativas para promover productos o servicios. Estas ilustraciones pueden aparecer en carteles, folletos, anuncios impresos o canales de comunicación digitales.

Ilustración de cómics y novelas gráficas

El ilustrador desempeña un papel clave en la creación de cómics y novelas gráficas, creando personajes, escenarios y secuencias visuales que cuenten la historia de manera llamativa.

Ilustración para la instrucción

Los ilustradores pueden asimismo trabajar en la esfera de la instrucción y la educación, creando material didáctico visual, como ilustraciones para libros de texto, carteles educativos o recursos digitales.

Ilustración para marcas e identidad corporativa

En el diseño de una marca, el ilustrador puede contribuir a crear una identidad visual distintiva, diseñando los logotipos, imágenes de marcas y demás elementos visuales que representan a una empresa.

Competencias y formación

La figura profesional del ilustrador, siendo la suya una función altamente creativa, cuenta con una serie de competencias clave para poder destacar, especializarse en un determinado ámbito y avanzar en su carrera.

Habilidades de dibujo

Las competencias artísticas básicas, como la capacidad de dibujar y crear imágenes de forma rápida y eficaz, son fundamentales para los ilustradores. Estas habilidades les permiten traducir ideas abstractas en representaciones visuales llamativas y comunicar de forma clara a través del arte.

Competencias creativas

Teniendo la responsabilidad de traducir conceptos e historias en imágenes, los ilustradores deben demostrar una creatividad sin límites. Un pensamiento innovador y la capacidad de visualizar las ideas de forma única y personal exigen tener un enfoque artístico y una mente abierta a la exploración de nuevas perspectivas visuales.

Dominio de las herramientas de ilustración

Los ilustradores deben ser competentes en el uso de herramientas de ilustración, que pueden ir desde herramientas tradicionales, como lápices y pinceles, hasta programas de software avanzados de diseño gráfico digital. El dominio de estas herramientas permite a los ilustradores expresar su propia creatividad de formas diferentes y adaptarse asimismo a las exigencias del proyecto. La técnica artística, por tanto, resulta fundamental: los ilustradores deben contar con competencias técnicas sólidas, como el dibujo a mano alzada, la pintura digital, la ilustración vectorial, etc.

Cómo convertirse en ilustrador/a

¿Aspiras a convertirte en un/a ilustrador/a de éxito? Los cursos de ilustración representan el primer paso para adquirir las competencias necesarias. Descubre las oportunidades de formación que ofrece IED para acercarte al mundo de la ilustración y emprender tu carrera en este campo.

Descubre los cursos IED: emprende una trayectoria de formación para convertirte en un/a ilustrador/a de éxito.

Three-Year Degrees
To acquire a solid foundation