Diseñador gráfico: quién es, qué hace y cómo llegar a serlo

Quién es, qué hace y cómo llegar a serlo

El diseñador gráfico, en el ámbito de las artes gráficas, representa la mente creativa que da forma a los elementos visuales esenciales para definir la identidad de una marca o una empresa.

Con competencias avanzadas en el uso de sofisticados programas informáticos de diseño, este profesional trasciende conceptos abstractos para transformarlos en los más variados materiales visuales tangibles y cautivadores. Su esfera de acción abarca una gran cantidad de actividades, entre las cuales se encuentran el diseño de gráficos publicitarios, la realización de sitios web, la producción de distintos materiales, ya sea impresos o digitales, y el grafismo en movimiento, fundamental para animar el contenido y comunicarlo de forma atractiva. 

Figura y responsabilidad

A nivel profesional, el diseñador gráfico reviste un papel fundamental como mediador entre la visión del cliente y la realización visual de la misma.

Para poder realizar todo esto, como hemos subrayado, es fundamental que el profesional tenga un dominio avanzado de programas informáticos de diseño, además de una comprensión detallada del lenguaje de los colores y los tipos de letra. Su habilidad para crear materiales visuales que capten la atención del público objetivo va más allá del simple diseño de maquetaciones atractivas, puesto que se extiende hasta la decisión ponderada de cada detalle, desde la elección de los colores hasta el uso específico de los elementos gráficos.

Carrera y salario

Un diseñador gráfico tiene la flexibilidad de delinear su propia carrera profesional, eligiendo entre distintas oportunidades laborales, ya sea por parte de estudios gráficos, agencias publicitarias o empresas, o en calidad de autónomo.

En términos generales, la retribución del diseñador gráfico, principalmente en función de su experiencia y área de especialización, se presenta como un panorama rico de expectativas. Con el tiempo, un diseñador gráfico experto puede incluso alcanzar remuneraciones significativas, sobre todo consolidando una reputación de excelencia en su sector específico.

Entre las distintas especializaciones concretas que pueden contribuir a la construcción de una carrera gratificante para el diseñador gráfico se incluyen:

Ilustración y animación

Con una fuerte sensibilidad estética y narrativa, el diseñador gráfico especializado en ilustración y animación es aquel que, a través de técnicas artísticas y gráficas extremadamente avanzadas, da vida a historias visuales cautivadoras y originales.

Diseño web

El diseñador gráfico especializado en diseño web es un profesional que tiene cada vez más demanda. Las competencias verticales de esta figura en el diseño de interfaces de usuario (UI) y en la optimización de la experiencia del usuario (UX) le permiten colaborar en estrecha relación con desarrolladores y equipos de marketing para transformar visiones creativas en experiencias online eficaces.

Publicidad

Los diseñadores gráficos con mentalidad de publicistas creativos tienen la posibilidad de especializarse en el sector de la publicidad. Esto supone que dichos profesionales, además de realizar proyectos de diseño, son capaces de desarrollar campañas de comunicación visual cuyo valor aumenta gracias a la conceptualización, la estrategia de branding y la dirección artística.

Ilustración editorial

En un sector cada vez más atento a la calidad y a la productividad, el diseñador gráfico especializado en ilustración editorial destaca por su capacidad para crear imágenes de impacto y contribuir a la comunicación visual de historias, artículos y contenido editorial. Su habilidad en la interpretación de conceptos complejos para transformarlos en ilustraciones únicas es esencial para captar la atención del público y enriquecer la experiencia de lectura.

Competencias y formación

Las competencias clave para un diseñador gráfico son múltiples y varían según la rama de especialización, pero incluyen necesariamente una creatividad importante, un gran dominio de los programas informatizados de diseño más conocidos y utilizados, y un conocimiento detallado de los principios del diseño.

La trayectoria de estudios para convertirse en diseñador gráfico puede incluir, en el siguiente orden:

-         Grado o Diploma de tres años en diseño (o con formación en disciplinas inherentes)

-          Ciclo formativo de grado superior o máster, para adquirir una competencia específica

-          Cursos de especialización o talleres, importantes durante toda la carrera para ser siempre competitivos en el sector.

Cómo convertirse en diseñador gráfico

Si sueñas con convertirte en diseñador gráfico profesional, el IED te ofrece cursos altamente profesionales y formativos. A través de programas didácticos de vanguardia, podrás adquirir todas las competencias necesarias para destacar en este campo creativo y dinámico.

Descubre las propuestas IED y emprende tu trayectoria hacia una carrera estimulante y satisfactoria como diseñador gráfico.

Diplomas de tres años
Para adquirir una base sólida de conocimientos técnicos