Diseñador de la comunicación: quién es, qué hace y cómo llegar a serlo

Quién es y qué hace

En el vasto mundo de la comunicación, la figura especializada que se encarga de crear contenido visual y gráficos eficaces es la del diseñador de la comunicación, pilar estratégico en las dinámicas de comunicación de una marca o una empresa.

El objetivo de quien ejerce esta profesión consiste en traducir las exigencias del cliente en elementos visuales estimulantes, si bien el cometido de un buen diseñador no se limita únicamente a la creación gráfica. El diseñador de la comunicación es quien concibe soluciones visuales capaces de transmitir significado y valor con eficacia, ya sea a través de un logotipo distintivo, un folleto llamativo o una campaña publicitaria cautivadora.

Sus competencias son muy demandadas en contextos muy diversos entre sí, que van de la esfera publicitaria al ámbito de la información y de la creación de marcas. Sin embargo, sea cual sea el contexto, su labor, vinculada a la visión y a los objetivos de la empresa, resulta siempre fundamental para caracterizar y hacer destacar una marca.

Figura y responsabilidad

El diseñador de la comunicación es una figura poliédrica que cubre distintas responsabilidades. En el área de la dirección artística, se encarga de gestionar el proceso creativo desde la ideación hasta la realización, garantizando que cada proyecto refleje de forma auténtica la identidad y los objetivos de la empresa o de la marca. Conjugando, además, competencias de copywriting y diseño de contenido, capta la esencia del mensaje para traducirla en un lenguaje visual inmediato y llamativo, que pueda llegar fácilmente al público de referencia.

El diseñador de la comunicación pone en escena competencias de marketing para desarrollar estrategias y planes de comunicación crossmedia. Por último, tiene la capacidad de coordinar eventos, desde la creación del material impreso y digital hasta la relación con los medios de comunicación.

Carrera y salario

La carrera del diseñador de la comunicación se articula en múltiples vías, con oportunidades laborales en agencias publicitarias, estudios de diseño o la posibilidad de emprender como autónomos. La variedad de contextos laborales permite especializarse en sectores específicos o abrazar una perspectiva más amplia y general de la profesión.

Por consiguiente, el salario del diseñador depende de distintos factores, como la experiencia madurada en el campo, la reputación profesional y la trascendencia de los proyectos gestionados.

En líneas generales, las competencias y la habilidad para plasmar ideas en materiales visuales de impacto representa una inversión para el éxito profesional, y permite a quien emprende esta carrera disfrutar de oportunidades gratificantes.

Competencias y formación

Ser un/a fotógrafo/a profesional requiere una combinación única de competencias, tanto técnicas como creativas.

Para convertirse en un/a excelente diseñador/a de la comunicación se requiere una serie de competencias distintas, que a menudo se adquieren con cursos de formación gráfica o cursos más específicos dedicados a la gestión y estrategia del diseño y a la comunicación. En concreto, para esta profesión se requieren:

Competencias técnicas avanzadas

El dominio de programas informáticos de diseño gráfico representa una competencia fundamental para quien desee convertirse en diseñador/a de la comunicación. Desde el uso a 360° de instrumentos para el diseño como Adobe Creative Cloud (Photoshop, Illustrator, InDesign), hasta el conocimiento detallado de programas informáticos de animación y edición, el diseñador debe contar con competencias técnicas sólidas para traducir ideas en proyectos visuales eficaces.

Creatividad en la composición visual

La capacidad de crear composiciones visuales llamativas es indispensable. Para poder tener éxito, todo diseñador de la comunicación debe demostrar un sentido estético acentuado, a fin de crear mensajes visuales, conjugando colores, formas y disposiciones que llamen la atención y transmitan de manera eficaz el contenido en cuestión. Esta competencia, que suele ser innata, se afina y se perfecciona con el estudio y una buena dosis de práctica.

Conocimiento detallado de las tendencias

Ir al paso de las tendencias del mundo de la comunicación es esencial para un diseñador de éxito. De las nuevas modalidades de interacción visual a los cambios en las preferencias del público, el profesional del sector debe conocer a fondo las últimas tendencias, ya sea para anticiparse a las exigencias emergentes del mercado, como para ofrecer soluciones innovadoras y de vanguardia.

Habilidades para interpretar las exigencias del cliente

Una de las habilidades características del diseñador de la comunicación es la capacidad de interpretar las exigencias de sus clientes. Esta competencia va más allá de la simple comprensión de las necesidades y abarca la capacidad de traducir las aspiraciones y los objetivos de la empresa en soluciones visuales que reflejen de forma auténtica la identidad del cliente.

Formación continua

La formación de todo diseñador de la comunicación suele comenzar con un grado en diseño gráfico o en disciplinas afines. Sin embargo, en el contexto en continua evolución del diseño y de la comunicación visual, el aprendizaje continuo es fundamental. Cursos especializados, talleres y actualizaciones constantes representan instrumentos valiosos a través de los cuales cada profesional puede mantener y desarrollar competencias que van al paso con las exigencias del sector, a fin de asegurarse así el éxito en su carrera

Cómo convertirse en diseñador/a de la comunicación

Si aspiras a convertirte en diseñador/a de la comunicación y deseas adquirir competencias de alto nivel, el IED ofrece grados trienales y cursos profesionales que te permitirán afinar tus conocimientos. A través de programas de formación avanzados, podrás destacar en la profesión y contribuir de manera significativa a la estrategia de comunicación visual de empresas y marcas.

Descubre las propuestas IED y emprende tu trayectoria hacia una carrera de éxito como diseñador/a de la comunicación.

Grados (tres años)
Para adquirir una base sólida de conocimientos técnicos