La experiencia de usuario en el Internet de las cosas (IoT)

Fecha

25 marzo 2024

En el ámbito del diseño visual, el Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) representa una de las fronteras más innovadoras y desafiantes por estudiar y aprovechar para mejorar las experiencias de las personas en términos de eficiencia, accesibilidad y sencillez.

En este panorama, la experiencia de usuario (UX) se convierte en el fulcro en torno al cual se construyen interacciones intuitivas y significativas, y desempeña una función crucial a la hora de asegurar que la tecnología del IoT sea accesible y agradable de utilizar para las personas a las que se dirige.

En qué consiste el Internet de las cosas y por qué es tan importante para el diseño

El Internet de las cosas representa una red interconectada de objetos físicos provistos de sensores, software y otras tecnologías avanzadas que permiten comunicar e intercambiar datos con otros dispositivos y sistemas a través de Internet. Estos objetos varían en función de su complejidad: desde las simples lámparas de casa que podemos controlar mediante aplicaciones, hasta sofisticados sensores industriales que monitorizan y optimizan los procesos de producción.

La importancia del IoT en el ámbito del diseño, considerando su potencial para revolucionar radicalmente la manera en que interactuamos con el entorno físico, es inmensa. Esta tecnología transforma los espacios cotidianos en ambientes inteligentes y reactivos, capaces de adaptarse de forma dinámica a las exigencias humanas mejorando significativamente la calidad de vida. Entre los ejemplos más emblemáticos de esta transformación están las soluciones para hogares inteligentes que automatizan el control de la temperatura y de la iluminación, los dispositivos vestibles que monitorizan la salud en tiempo real, y las aplicaciones para ciudades inteligentes que optimizan la ciudad en su conjunto, desde la gestión del tráfico urbano hasta la recogida de residuos.

El reto del diseño consiste en hacer que las soluciones del IoT sean no solo técnicamente fiables y eficientes, sino también intuitivamente comprensibles, de fácil acceso y agradables de utilizar para una amplia gama de usuarios.

Cuáles son los retos y las oportunidades de la experiencia de usuario (UX) en el IoT

Los expertos en diseño UX/UI están llamados a hacer de «puente» entre la complejidad tecnológica y una experiencia de usuario óptima, encontrándose en el centro de un proyecto de interacción que va mucho más allá de la simple estética. El objetivo consiste en garantizar que cada interfaz sea no solo atractiva y armoniosa con el entorno, sino también, y, sobre todo, sencilla y funcional.

Diseñar UX para el IoT supone una mezcla única de retos y oportunidades. Uno de los retos más representativos consiste en la gestión de la complejidad de los sistemas IoT, los cuales deben operar de forma sincronizada en varios dispositivos y plataformas para comunicarse eficazmente entre sí. Además, la necesidad de asegurar la privacidad y la seguridad de los datos en sistemas potencialmente vulnerables es objetivamente un aspecto crucial y fundamental que hay que tener en cuenta en la fase de diseño. Otro aspecto que representa un reto para el diseñador es la dificultad para crear interfaces de usuario que resulten intuitivas pese a la diversidad de usuarios y de contextos de uso.

Por otra parte, las oportunidades son inmensas: el IoT permite crear experiencias de usuario altamente personalizadas y proactivas, que se adelantan a las necesidades de los usuarios y reaccionan en tiempo real a los datos que aporta el entorno, lo que mejora significativamente la eficiencia y la calidad de la vida diaria.

Cómo se diseña la UX para el IoT: Las fases del proceso de diseño

El proceso de diseño para la experiencia de usuario en el Internet de las cosas sigue el modelo del pensamiento de diseño, que puede describirse a través de cinco momentos fundamentales, cada uno de los cuales desempeña una función crucial a la hora de garantizar que la solución final sea funcional, estética e intuitiva.

Empatizar: En esta fase, mediante entrevistas, observaciones y encuestas, los diseñadores se sumergen profundamente en las necesidades de los usuarios para recoger datos valiosos que les permitan comprender a fondo sus perspectivas.

Definir: Después de recoger y analizar los datos, se pasa a definir claramente los problemas de los usuarios. Este proceso de síntesis permite aclarar y enfocarse en las necesidades de estos para orientar el proceso creativo hacia soluciones específicas.

Idear: Teniendo un problema bien definido, esta fase consiste en generar una amplia gama de ideas innovadoras a través de una lluvia de ideas creativa que estimule el pensamiento divergente y permita al equipo explorar distintas soluciones. El objetivo es producir un amplio espectro de opciones que puedan materializarse.

Prototipar: Esta fase transforma las ideas en prototipos tangibles, que abarcan desde modelos iniciales hasta simulaciones de «alta fidelidad» más cercanas al producto final. Los prototipos son esenciales para probar las ideas de forma rápida y económica, examinando cómo se comportan las soluciones en escenarios de uso reales.

Probar: La última fase consiste en la evaluación iterativa de los prototipos a través de pruebas con usuarios reales. Estas pruebas son fundamentales para obtener valoraciones auténticas sobre los aspectos funcionales y estéticos del producto. La información recogida se utiliza posteriormente para afinar y mejorar la solución, de tal forma que responda de la mejor manera posible a las exigencias de los usuarios.

Este enfoque iterativo y centrado en el usuario, típico del pensamiento de diseño, asegura que las soluciones IoT cumplan los requisitos técnicos y ofrezcan al mismo tiempo experiencias de usuario excepcionales, mediante tecnología intuitiva y accesible para todos.

Cuáles son las competencias y herramientas necesarias para la UX en el IoT

Los diseñadores que trabajan en el IoT deben tener competencias interdisciplinarias específicas para abordar mejor los retos que supone esta tecnología avanzada.

Las habilidades en investigación y análisis, que permiten comprender a fondo a los usuarios y su contexto, son fundamentales para desarrollar soluciones pertinentes e innovadoras. La creatividad y la capacidad de síntesis transformarán la información recogida en ideas y conceptos operativos que, a través de competencias técnicas específicas, se convierten en prototipos listos para ser probados en escenarios reales. Por último, la capacidad de prueba e iteración asegura el perfeccionamiento continuo de los productos, lo que determinará una mejor calidad final de los mismos.

Para respaldar estas actividades, los diseñadores se valen de herramientas de software de diseño UX/UI como Sketch y Adobe XD y plataformas de creación de prototipos como Arduino y Raspberry Pi. Estas herramientas facilitan la creación de interfaces de usuario intuitivas y la simulación de escenarios IoT, esenciales para explorar y resolver problemas técnicos eficazmente.

Cómo formarse y actualizarse en materia de UX para el IoT

Para estar siempre al día sobre la continua evolución de un sector tan innovador, es esencial dedicarse con constancia al aprendizaje y a la actualización profesional.

El IED propone una formación avanzada, articulada en cursos específicos que preparan a los diseñadores a gestionar los retos siempre nuevos del sector del IoT. Estos cursos están estructurados para proporcionar a los participantes competencias teóricas y prácticas de vanguardia y plena capacidad para interpretar e influenciar las dinámicas actuales del Internet de las cosas.

Master in Design for Interaction and Extended Experiences - IED Barcelona

Máster en Diseño de Experiencia de Usuario - IED Milano 

Máster en Diseño de Interfaces de Usuario e Inteligencia Artificial - IED Roma 

Corso di Formazione Continua in Web Communication, User Experience, SEO e Multimedia - IED Firenze

Corso di Formazione Continua in Digital Graphics - IED Milano

Corso di Formazione Continua in Graphic Tools - IED Torino

Podría interesarte: